Tecnología

Cómo manejar una 4x4 en ripio

Llegamos al tercera nota sobre manejo seguro fuera de camino.

Cómo manejar una 4x4 en ripio

Comparada con la arena y el barro, los dos ítems que tratamos en las notas anteriores sobre manejo seguro de una 4x4, la conducción en ripio puede parecer simple, pero puede tornarse difícil si no se atienden ciertos cuidados. A continuación te contamos los secretos básicos elaborados por CESVI y Citroën Argentina.

 

Velocidad

- Debe adaptarse a las características de cada terreno. En ripio se recomienda circular a menos de 60 km/h y disminuir esta velocidad en climas adversos que impidan la visión o tapen el camino.

- En caminos naturales, huellas o de montaña, las curvas no son aptas para altas velocidades. En esos casos, la recomendación es transitar a menos de 40 km/h, para garantizar tener un completo dominio del vehículo.

 

Adherencia

- Sobre ripio se debe conservar siempre la doble tracción conectada. Estas condiciones hacen que se torne muy difícil prever cuándo será indispensable su uso.

- Es vital evitar realizar maniobras bruscas ya que la adherencia del neumático al piso disminuye notablemente cuando se transmiten esfuerzos inesperados.

 

Curvas

- Las curvas son verdaderas trampas generadoras de derrapes o vuelcos, ya que actúan las fuerzas transversales generadas por la inercia del vehículo.

- Tomar las curvas respetando su radio y disminuir la velocidad gradualmente antes de llegar a ellas.

- Si se llega a una curva excedido en velocidad hay que dejar de acelerar y no frenar bruscamente. No forzar nunca la dirección para ceñirse a la curva ya que esto incrementará las fuerzas laterales sobre el neumático y aumentará las posibilidades de derrape.

 

Sobrepaso

- El polvo en suspensión disminuye drásticamente la visibilidad y, en consecuencia, es la causa de muchos siniestros en caminos de tierra y ripio. Por eso, se recomienda no realizar maniobras de sobrepaso sin contar con una visual óptima del carril contrario.

- Al viajar por estos caminos se recomienda no sobrepasar vehículos ni circular muy cerca de ellos, ya que el automóvil que te precede proyecta constantemente piedras hacia atrás. En caso de necesitar hacerlo, asegurarse que el conductor del vehículo que vamos a adelantar nos haya visto. Colocar la luz de giro izquierda, hacer señas de luces y tocar la bocina para que sepa que lo vamos a adelantar.

 

Frenada

- En ripio se deben evitar las frenadas bruscas, dosificando la presión y levantando el pie del pedal si notamos que el vehículo pierde estabilidad, ya que se pueden provocar derrapes o el vuelco del vehículo.

- Complementar la frenada utilizando la caja de cambios, trabajando con los cambios de manera descendente. A la par, y si es necesario, utilizar el freno, pero nunca presionándolo bruscamente, sino más bien dosificando la presión y levantando el pie del pedal si notamos que el vehículo pierde estabilidad.

 

Neumáticos

- Con respecto a la presión de los neumáticos, hay dos opciones: con baja presión se logra un andar más confortable pero habrá mayor probabilidad de daño o roturas en las cubiertas. Con presión más alta, si bien se protegen los neumáticos, se percibe pérdida de estabilidad. El consejo de los fabricantes de neumáticos de y las automotrices es usar presiones altas para no dañar las cubiertas.

 

Convivencia con otros vehículos

- En curvas tiene prioridad el vehículo que asciende.

- En caso de encontrarse con un vehículo de frente hacer señas de luces, disminuir la velocidad para evitar la proyección de piedras y desplazarse más hacia la derecha.

- En los guardaganados, alcantarillas y puentes, el ancho es reducido y, en algunos casos, de una sola trocha. Allí disminuir la velocidad y, si fuera necesario, ceder el paso a los vehículos de mayor porte que circulen en sentido contrario.

 

Entorno

- Al cruzarnos con ríos, arroyos o lagunas que cubran el camino, si no conocés su profundidad no intentes cruzarlos.

- Los caminos de difícil acceso son solo aptos para vehículos equipados para tal fin. Si ese no es el caso, lo mejor siempre es no arriesgarse.

- Al encontrar maquinarias sobre la vía, disminuir la velocidad y esperar las indicaciones de los operarios.

- Tratar de obtener información previa sobre el camino por el que vamos a transitar.

- Contar con información actualizada sobre el estado del tiempo para evitar inconvenientes.

Hernando Calaza recomienda