Tecnología

Cómo debés manejar durante el embarazo

Hacé que tus trayectos en el auto sean más cómodos y seguros.

Cómo debés manejar durante el embarazo

Como bien sabés, las mujeres embarazadas pueden manejar sin problema alguno hasta antes del sexto mes de embarazo ya que a medida de que éste transcurre se va limitando la libertad de movimiento, lo que puede dar lugar a que en situaciones críticas la futura mamá reaccione con menos rapidez y agilidad.

Pero durante los meses previos no implica ningún riesgo, aunque es importante tomar en cuenta todos los cambios físicos como el crecimiento del vientre, alteraciones en la vista, variaciones hormonales, náuseas, cansancio, hinchazón y demás malestares para ponerse al volante.

Si los cambios físicos que presentás no son un impedimento para manejar te recomendamos:

1.- Está demás recordar que hay que usar siempre el cinturón de seguridad, lo importante es de qué maneraRecordá que deberá estar por debajo del abdomen y nunca sobre el vientre, al tiempo que la banda superior debe ir entre los senos.

También es importante que la ropa vaya siempre por debajo del cinturón, a fin de evitar presiones incómodas.

2.- Aumentar la distancia entre el asiento y el tablero con el fin de evitar que el abdomen roce con el volante. No te olvides que no podés perder el buen contacto con los pedales así que lo ideal es por lo menos distanciar 25 cm el abdomen del volante.

3.- El respaldo del asiento tiene que estar lo más recto posible así como el centro del aroyacabezas debe estar a la altura de la nuca.

4.- Mantener activos los airbags -tanto del conductor como el pasajero- ya que no constituye ningún peligro.

5- Hacer paradas en trayectos largos ya sea para descansar, alimentarse, estirar las piernas o comer algo.

6- En caso de que ocurra algún accidente, se debe mantener la calma, pedir ayuda y acudir al servicio médico de urgencia para revisar el estado de salud tanto de la madre como del bebé, sin importar si el impacto se considera mínimo.

Recordá que no sólo proteges tu vida sino la de tu bebé.

Miriam Santillán Bueyes recomienda